Inicio > Club de los Jueves > Campo de Agramante. José Manuel Caballero Bonald

Campo de Agramante. José Manuel Caballero Bonald

Acosado por una serie de anomalías auditivas, un hombre vive un extraño proceso patológico entre la cotidianidad y la alucinación, la rutina y el absurdo. Las intersecciones de la más cruda realidad con las aparentemente demenciales experiencias del protagonista introducen en el relato una constante tensión psicológica, unida por enigmáticos engranajes con la vida cotidiana.

Página oficial de José Manuel Caballero Bonald

Anuncios
Categorías:Club de los Jueves
  1. Jose Manuel Iglesias
    07/07/2015 en 12:38 pm

    Después de leer esta estupenda novela no sabría contar con exactitud y rigor el argumento de la misma, si es que existe.

    Toda la obra se me antoja como un canto al paisaje y a las costumbres de una zona de la provincia gaditana, quizás la mas conocida, al hallarse cerca el Coto de Doñana, donde se conservan muy variadas y delicadas especies que han hecho allí su habitat y por que es considerada la mayor reserva ecológica de Europa.

    También es conocida la zona por la elaboración de los caldos vinícolas, especialmente de la manzanilla.

    Teniendo estos dos ingredientes, Caballero Bonald nos deleita con una historia narrada con excelente maestría.

    Son deliciosas muchas de las andanzas del protagonista que se desenvuelve por Sanlucar de Barrameda con la elegancia del señorito andaluz, sin serlo, pero que desde el principio aparece como un ser atormentado por un extraño padecimiento. En la contraportada ya se nos avisa: “ acosado por una serie de anomalías auditivas, un hombre vive un extraño proceso patológico entre la cotidianidad y alucinación, la rutina y el absurdo “.

    Caballero Bonald conoce perfectamente el terreno que pisa, no en vano este escritor nacido y afincado desde hace mucho en Jerez de la Frontera, hace frecuentes incursiones a toda la zona que describe.

    Aparecen el personaje central y una serie de personajes con el relacionados, unas veces cómplices, otras, las menos, en discordante actitud como en el caso de Javier Dopingo conocido como el cojitranco, cuyo perfil me recuerda mas aun embaucador que a un simple ciudadano, con el que tropiezan él y su amigo Apolonio en el Talismán. Lugar este,un bar o bache, de encuentro de la mayor parte de los personajes que componen la novela. Apolonio de oficio calafate, suele reunirse con el protagonista en este bar con bastante frecuencia y conoce perfectamente las rarezas de este,, con el que suele tomarse sus medias botellas de manzanilla o de un buen oloroso.Y noto como se recrea en el deleite, no solo del vino en si, sino del proyecto de alcanzarlo antes con su imaginación.

    El protagonista cuyo nombre no se nos desvela hasta muy entrada la novela, es el hijo de una viuda, que regenta el patrimonio familiar, que no es otro que un estupendo aserradero, que da por lo visto para mucho, a juzgar por las importaciones de madera que reciben de países africanos casi siempre. El tio Leonardo es el encargado del aserradero, quien mantiene una estrecha relación casi paternal con él y quien acabará convirtiéndose en padrastro del joven,

    He de decir también que me encanta como el autor pone en boca del narrador y protagonista, todo el conocimiento de las maderas, cual se tratase de un avezado tecnólogo de dicha materia vegetal.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: